La lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida, y mantenida con otros alimentos hasta los dos años de edad en una buena práctica que previene a niñas y niños de muchas enfermedades e incrementa el desarrollo intelectual.
6 de Agosto de 2012

MANAGUA, 6 de agosto de 2012 – En el 20º aniversario de la Semana Mundial de la Lactancia Materna, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF en Nicaragua
reitera su compromiso de apoyar al país en la implementación de esta práctica que beneficia a niñas y niños y al desarrollo del país.


“La lactancia materna se ha asumido como un compromiso de Estado, amparado en un marco legislativo coherente y factible que el Gobierno de Nicaragua y la sociedad organizada implementan para mejorar el estado nutricional de las familias nicaragüenses” afirma Philippe Barragne-Bigot, Representante de UNICEF en Nicaragua.
La lactancia materna es el alimento más completo y seguro para la niña o niño. La leche materna aporta todos los elementos nutritivos necesarios, incluso toda el agua necesaria en los primeros 6 meses de vida, y sigue siendo un alimento esencial hasta los dos años, complementada con otros alimentos.


A pesar de las convincentes pruebas empíricas que demuestran que la lactancia materna exclusiva evita enfermedades como la diarrea y la neumonía, que matan a millones de niños cada año, Nicaragua cuenta con una tasa de lactancia materna del 30%. Las tasas mundiales de lactancia materna se han mantenido relativamente estancadas en el mundo en desarrollo, con un crecimiento del 32% en 1995 al 39% en 2010.


Obstáculos para la lactancia materna
Algunos de los obstáculos para mejorar las tasas de lactancia materna son la comercialización generalizada y sin ética de los fabricantes de sucedáneos de leche materna, las deficientes políticas nacionales que no apoyan la licencia por maternidad, y la falta de comprensión de los riesgos que conlleva no amamantar.


“Si la lactancia materna se promoviera con mayor eficacia y se protegiera a las mujeres de la comercialización agresiva de los sucedáneos de la leche materna, veríamos que más niños sobreviven y prosperan con menores tasas de enfermedad, desnutrición y retraso del crecimiento”


” Algunos de los obstáculos para mejorar las tasas de lactancia materna son los nuevos estilos de vida”, dijo el Representante de UNICEF en Nicaragua, Philippe Barragne-Bigot, y añadió que la incorporación de la mujer al mundo laboral sobre todo en modalidades informales sin acceso a licencia de maternidad y sin condiciones para amamantar al bebé en el sitio del trabajo impiden la lactancia materna.
Lactancia materna para la supervivencia infantil
En junio, los dirigentes mundiales que se reunieron en Washington, DC, como parte del movimiento “Compromiso para la supervivencia infantil: Una promesa renovada”, se comprometieron a trabajar para poner fin a las muertes infantiles que se pueden evitar. La Semana Mundial de Lactancia Materna ofrece una oportunidad para reafirmar el papel fundamental de esta práctica en la reducción de la mortalidad infantil.


La serie sobre nutrición de The Lancet en 2008 destacó el hecho notable de que una niña o niño no amamantado tiene 14 veces más probabilidades de morir durante los primeros seis meses de vida que un niño alimentado exclusivamente con leche materna. La leche materna cumple con todas las necesidades nutricionales del bebé y ofrece uno de los mayores réditos entre las inversiones en supervivencia infantil, ya que el coste principal es la nutrición de la madre.