Eduardo Mayorga, Embajador del Software libre en Nicaragua, mapeando el barrio Beholden en Bluefields. ©UNICEF/Nicaragua-2015/A. Jirón
10 de Mayo de 2015

Eduardo Mayorga Téllez, a sus 17 años, se define como un adolescente abierto a explorar nuevas cosas. Él recuerda como si fuese ayer que a la edad de 8 años le pedía prestado la computadora a su tía con el único propósito de jugar. Así fue creciendo, y con él, su deseo y curiosidad por descubrir el mundo.


"Me recuerdo que alguien llegó a reparar mi computadora, y yo le pregunté que cuál era el sistema operativo que utilizaba y me dijo que era Linux y después decidí probarlo" dice Eduardo. Nadie se imagino que este primer encuentro con la tecnología libre lo llevaría a ser Embajador del Software Libre más joven en Nicaragua y a formar parte de varias comunidades, entre ellas, fedoraproject y Software Libre Nicaragua.


En su rol de embajador, Eduardo ha participado en muchos eventos, conferencias e intercambios con la comunidad dentro y fuera del país, y entre una de sus tantas experiencias conoce a openstreetmap, una iniciativa que le permite a la ciudadanía crear sus propios mapas de forma colaborativa.


Se integró al grupo de mapanica , capítulo de openstreetmap en Nicaragua, desde hace 2 años motivado por la facilidad de compartir información geográfica. Empezó mapeando los andenes de su barrio (Villa Libertad), después participó en una fiesta de mapeo sumándose a la iniciativa de crear un mapa de los buses de Managua y su experiencia más reciente fue viajar a Bluefields para participar en la creación del primer mapa de la cuidad #BluefieldsMapping. Colaborar y compartir es lo que más apasiona a este adolescente, ya que siempre ha estado vinculado con la tecnología, la programación y la electrónica.


El Software Libre promueven los derechos humanos


El software libre en el mundo se está expandiendo cada vez más y la gente se está dando cuenta que en la práctica dejar las cosas abierta e intercambiar conocimientos te permite innovar, un ejemplo, son las comunidades libres como wikipedia, openstreetmap y linux.


Precisamente openstreetmap, es una iniciativa que pone al alcance de la gente la tecnología, reivindicando su derecho al aprovechamiento de la misma. "Estamos haciendo democracia con los mapas y haciendo que cada vez más la gente participe, estoy firmemente convencido que el conocimiento humano debe estar disponible para todos. Con el software libre se promueven los derechos humanos, porque al final las y los ciudadanos crean conocimientos y luego lo comparten" enfatiza Eduardo.


A pesar que en Nicaragua la tecnología no es muy accesible, para Eduardo, el problema no es la accesibilidad, sino más bien, es un problema cultural de qué es lo que se hace con ella. "Yo estoy seguro que el hecho de tener más acceso a la tecnología no va hacer que la aprovechemos mejor, lo que hay que hacer es crear conciencia de lo qué podemos hacer con ella".


En ese sentido, él tiene el compromiso de devolver algo de lo mucho que ha aprendido de la comunidad Software Libre. "Tengo muchos amigos que tienen todo al alcance, pero lo desaprovechan y conozco a otros que no lo tienen y desarrollan ese potencial, a esas personas les comparto lo que pueden hacer con el software libre".


Eduardo mayorga
Eduardo Mayorga, apoyando a un grupo de jóvenes participantes de la fiesta de mapeo en la BICU, a utilizar los GPS. ©UNICEF Nicaragua-2015/A.Jirón

Su proyecto de vida


Detrás de todos los logros que Eduardo ha alcanzado a su corta edad, se encuentra el amor y el apoyo familiar “Mi familia sabe que esto es algo que a mí me gusta hacer, a pesar de que no he tenido en abundancia de recursos económicos, eso no ha sido un impedimento porque la comunidad te facilita el acceso a las herramientas tecnológicas" aseguró Eduardo.


Este altruista y emprendedor adolescente se visualiza a los 30 años con una carrera profesional, investigando y mapeando otras ciudades. Aunque actualmente cursa el primer año de la carrera de Electrónica en la Universidad Nacional de Ingeniería su sueño es estudiar en el extranjero y dedicarse a la investigación científica. "Mi vocación es la docencia, esas son las cosas que a uno lo llenan de mucha satisfacción, más que ganar dinero lo que quiero es hacer ciencia".


Además de su pasión por la tecnología, es un aficionado al tenis, recibió clases de violín y le gusta el rock. Por ahora, él desea enfocarse en los sistemas de información geográfica, porque considera que con esa información la gente puede tomar decisiones, contribuir a la generación de conocimientos y promover la colaboración, para resolver las problemáticas que les afectan.


Eduardo esta firmemente convencido que en el camino por cumplir sus metas, él va ser impactado por otros y también impactará la vida de otros, porque la tecnología es simplificar la vida de la gente.